lunes, 11 de diciembre de 2017

El estado natural de las cosas - Alejandro Morrellón


Título: El estado natural de las cosas
Autor: Alejandro Morellón 

Páginas: 144 

Editorial: Caballo de Troya 

Precio: 14,90 euros

Año de edición: 2016

Siete estupendos relatos se esconden detrás de este título tan anodino, siete cuentos magníficos, bien escritos, redondos y contundentes. Con un punto de fantasía, todo un muestrario de metáforas y humor, mucho humor. Se pueden encuadrar dentro del Realismo mágico, pero con una vuelta de tuerca muy interesante: un giro hacia lo pervertido y absurdo, un toque retorcido y radical. 

Y como prueba, véanse los temas que trata: un hombre se presta a perder una parte de su cuerpo a cambio de unos miles de euros; una mujer ríe en medio de los disturbios sociales que arrasan la ciudad; un pueblo espera con devoción la llegada de un huracán; alguien entierra un testículo en el cementerio de la Almudena, y un marido que acaba viviendo en el techo.

Argumentos muy atrevidos, fantasiosos y cercanos al mismo tiempo, porque el autor conoce las flias y fobias de su generación y las explota con éxito. Un libro de relatos muy original, cosa ya difícil de encontrar a nuestra edad, que viene a revolucionar el mini mundillo literario de las letras españolas. 

En este enlace podéis leer uno de los relatos incluidos en este volumen, por cortesía de «El Confidencial».  

Alejandro Morellón (Madrid, 1985) es el flamante ganador de los 100 000 dólares del IV Premio Hispanoamerica de Cuentos Gabriel García Márquez, el certamen de narrativa breve mejor dotado, con este libro «El estado natural de las cosas», publicado un año antes. Su historia parece un cuento de hadas tradicional.

Este autor madrileño malvivía con trabajos esporádicos, apareciendo en anuncios con su aspecto estupendo, mientras se dedicaba a escribir reatos compulsivamente y a enviarlos a concursos y premios, en los que no ganaba nada. Alberto Olmos, editor de Caballo de Troya por un año, le conoció en cafés y bibliotecas madrileñas, como lector empedernido y escritor de vocación y, después de haber hablado con él y sin haberle leído, le publicó el estado natural de las cosas, para darle una oportunidad.

El volumen no llamó mucho la atención, se vendió poco, no consiguió buenas críticas y paso desapercibido para casi todos. Sin embargo, los miembros del jurado del Premio Gabriel García Márquez, mostrando su independencia y libertad, primero le seleccionaron como finalista y luego, le concedieron este merecido premio.

Es uno de los autores apoyados por la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores y actualmente está escribiendo una novela.

Alejandro Morellón

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Soñando en la mar amarga - Federico García Lorca


Título: Soñando en la mar amarga
Autor: Federco García Lorca
 
Páginas: 69
 
Editorial: Random House
 
Precio: 4,90 euros
 

Año de edición: 2017

La colección Poesia portátil, lanzada en junio de este año por la editorial Random House Literatura, ha publicado este librito, ligero, cómodo y de bolsillo, con una formidable selección de poemas del gran poeta andaluz, una maravilla que os recomiendo y que bien puede servir como pequeña tabla de salvación en este ajetreado y gris mundo en el que vivimos.

Porque si hay algo luminoso y brillante en literatura, es la poesía de Lorca. Fué un magnifico poeta, excelso y popular a la vez, muy andaluz, que escribió poesía por y para el pueblo, llana, accesible y fácil de entender. Son versos que se han convertido en canción (Verde que te quiero verde, La romería...) y que han inspirado a multitud de poetas y artistas.

Fué decisivo en la formación de Leonard Cohen, que conoció su poesía a los 15 años y le dedicó una adaptación del poema «Pequeño vals vienés», incluido en «Poeta en Nueva York», que tituló «Take this Waltz».

Ahora, gracias a esta manejable edición, podemos meternos un trozo del universo de este poeta granadino en el bolsillo y disfrutarlo en cualquier momento, en el autobús, en el metro, en el parque, en un atasco o en la sala de espera de dentista. Porque Lorca es un autor para cualquier ocasión, un poeta brillante como un clavel.

Por el arco de Elvira
quiero verte pasar
Para saber tu nombre
y ponerme a llorar.


¿Qué luna gris de las nueve
te desangró la mejilla?
¿Quién recoge tu semilla
de llamarada en la nieve?
¿Qué alfiler de cactus breve
asesina tu cristal? 



  Estatua de Lorca en la madrileña Plaza de  Santa Ana, realizada por Julio López entre 1984 y 1986,
después de que lo solicitase al Ayuntamiento Miguel Narros, entonces director del Teatro Español

Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, 1898-1936), poeta y dramaturgo, miembro destacado de la generación de 27, está considerado como uno de los grandes poetas españoles del siglo XX. Murió fusilado un mes después del inicio de la Guerra Civil Española.

Sus poemas se mueven entre lo trágico, lo romántico y lo onírico. Consiguió una simbiosis asombrosa entre lo popular y la poesía más culta, insertándose en la tradición poética del folclore andaluz. Eso se hace evidente en el libro con el que se consagró como poeta del pueblo, el «Romancero gitano» (1928), mientras que su contribución a las vanguardias puede verse en su otra gran obra, «Poeta en Nueva York», escrito en 1930 y publicado póstumamente en 1940.

Nos dejó nueve títulos de poesía y una docena de obras de teatro.

Federico García Lorca

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

sábado, 9 de diciembre de 2017

200 países, 200 libros - Enrique Filardi


Ernesto Filardi acaba de abrir una página web titulada 200 países, 200 libros, en la que trata de recomendar un libro por cada uno de los 200 países y territorios del planeta, un texto que refleje del mejor modo posible la cultura e idiosincrasia de cada país.

Un proyecto muy interesante, inspirado en una página similar de la británica Ann Morgan, que resulta especialmente útil para ambientarse en la cultura de un país antes de visitarlo. Y además resultan muy interesantes las sugerencias que dejan los lectores en los comentarios. 

Ernesto Filardi (Toronto, 1974) es un poeta, dramaturgo y director teatral canadiense, Doctor y Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Alcalá. Ha publicado dos poemarios, varios cuentos y más de una decena de textos teatrales. Ésta es su página personal.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

viernes, 8 de diciembre de 2017

¿Qué pasó hace 100 años?


El pasado mes de octubre se cumplieron 100 años de la Revolución rusa y la verdad, llama la atención que no haya habido congresos, jornadas, conferencias y todo tipo de eventos para recordar lo que sucedió, analizar cómo ocurrió todo, debatir interpretaciones y describir consecuencias. Una revolución que cambió el mundo para siempre, que dió lugar a los regímenes comunistas y cuyas consecuencias todavía se dejan sentir hoy, parece que no nos interesa lo suficiente.

Bueno, ya se ha hablado en este blog de «Diez días que estremecieron al mundo» de John Reed, un título imprescindible, pero no quiero que se pase el año sin dar alguna referencia más.

En primer lugar, un interesante artículo de Paul Mason publicado en eldiario.es titulado «A diferencia de nosotros, aquellos que vivieron la Revolución Rusa sí entendían la historia», cuyo título ya lo dice todo.

Y en segundo lugar, un libro de Carlos Taibo llamado «Anarquismo y revolución rusa», que trata de contar qué paso exactamente entonces entre anarquistas y bolcheviques, y cómo éstos últimos se llevaron el gato al agua o dicho de otra manera, cómo los bolcheviques acabaron con la Revolución rusa. Pero aparte del contenido del libro, me interesa resaltar lo bien que habla en público Carlos Taibo, tan bien que realmente parece un libro abierto.


Publicado por Antonio F. Rodríguez.

jueves, 7 de diciembre de 2017

El misterio de Notting Hill - Charles Warren Adams

 

Título: El misterio de Notting Hill
Autor: Charles Warren Adams
 
Páginas: 197
 
Editorial: Alba
 
Precio: 18,50 euros
 

Año de edición: 2015

Parece ser que ésta es la primera novela larga de detectives. Al publicarse por entregas en 1862, se adelantó a «El caso Lerouge» (1863) de Émile Gaboriau y «La piedra lunar» (1865) de Wilkie Collins. 1860 fué la decada mágica en la que aparecieron varias novelas, relatos y cuentos pioneros del género.

En este caso, el investigador de una compañía de seguros debe averiguar las causas de la muerte de la esposa del barón de R., que aparentemente entró sonámbula en el laboratorio de su marido y se bebió una botellita de ácido prúsico. La narración esta constituida mediante una sucesión ordenada y lógica de cartas, documentos, testimonos y legajos redactados con rigor judicial, con los que se va formando poco a poco una historia completa de lo sucedido.

Desde luego, se nota que está escrita por un abogado en ejercicio, porque tiene la forma de un dossier legal, con todos sus documentos y declaraciones.Un relato apasionante, un poco rocambolesco y con influencias románticas, con hermanas gemelas separadas desde niñas, herencias, seguros de vida, veneno, hipnotismo, personajes ambivalentes y una sabia dosificación de la información que culmina con un desenlace ciertamente inesperado.

Esta edición cuenta con las espléndidas ilustraciones originales, debidas al gran pintor y escultor  George du Maurier, que ayudan a ponerse en situación y trasladar la imaginación del lector al siglo XIX.

Una novela fenomenal, con una trama engrasada como el mecanismo de un reloj de precisión, una historia implacable y asombrosa, inteligente y muy bien construida, que hará las delicias de los amantes del género. Formidable.

Charles Warren Adams (1833-1903) permaneció como autor de esta novela oculto tras el seudónimo Charles Felix hasta 1952, cuando el filólogo Willliam E. Buckler demostró que era él el auténtico autor de esta novela.

Fué un abogado londinense y entre los casos de los que se ocupó estuvo el salvar de la quiebra a la editorial Saunders, Otley & Co. cuando murieron sus propietarios. Convertido en editor por accidente, no consiguió sanear la empresa, que fué liquidada en 1869, pero antes se publicó a sí mismo dos novelas con seudónimo: «Velvet Lawn» (1862) y «El misterio de Notting Hill» (1865).

Fué también secretario de la Sociedad Antivivisección y alli conoció a la que luego sería su mujer, Mildred Coleridge, descendiente del famoso poeta Coleridge.


Ilustración de George du Maurier 
  
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Fortuny (1838-1874) - Javier Barón


Título: Fortuny (1838-1874)
Autor: Javier Barón
 
Páginas: 480
 
Editorial: Museo del Prado
 
Precio: 36,10 euros

 

Año de edición: 2017

Recientemente se ha inaugurado en Madrid, en el Museo del Prado, una magnífica exposición sobre Fortuny, el artista español de mayor proyección internacional del siglo XIX si exceptuamos a Goya. Acoge un buen número de sus obras que incluyen pintura, acuarelas, grabados y objetos de colección; 67 de esas obras han sido traídas de otros museos y colecciones, y  no se habían exhibido antes fuera de su lugar de origen.

A pesar de su corta vida, fue un pintor muy prolífico, de gran dominio técnico, innovador, que influyó poderosamente en toda una generación de pintores de finales del XIX y comienzos del XX en España e Italia.

Fue un gran pintor al óleo que dominaba la ejecución de cuadros al aire libre y de temas costumbristas, se pueden admirar varias obras de pequeño y mediano formato situadas en Marruecos y en Granada que son auténticas joyas. Su maestría se aprecia bien en obras como un retrato de una dama con vestido negro, donde maneja de forma admirable una serie de tonos grises oscuros y negros en las ropas de la mujer; o en los matices que en su obra Odalisca adquieren tanto la piel de la mujer como el lienzo blanco donde reposa.

Evolucionó de un estilo de pintura muy realista, que primaba la representación de pequeños detalles con minuciosidad, a una pintura de ejecución más suelta, con pinceladas largas y menos definidas, que sentaron las bases de vías por las que luego transitaron tantos pintores españoles de la época del impresionismo.


Pero un aspecto que impresiona sin duda de la exposición es el magnífico conjunto de acuarelas que se exhiben; son de una calidad excepcional, más si se tiene en cuenta la dificultad de su ejecución. Igual se puede decir de la serie de grabados presentes, técnica que dominó con igual maestría.

En la exposición también se puede ver otra faceta menos conocida de Fortuny: su afición por las antigüedades que coleccionaba y mostraba en su estudio; resulta curioso ver las fotos de su abigarrado taller lleno de cuadros y objetos diversos que adquiría en anticuarios.

Una magnifica muestra de enorme valor que merece la pena visitar, está expuesta hasta mediados de marzo, que no se os pase.

Mariano Fortuny, en 1874
  
Mariano Fortuny y Marsal nació en Reus en 1838. Siendo niño quedó huérfano y fue criado por su abuelo. Desde niño mostró inclinación por el dibujo. Trabajó en un taller de platería y orfebrería lo que condicionó el carácter detallista y minucioso de su pintura. Posteriormente trabajó en el taller del escultor Domenech en Barcelona mientras estudiaba Bellas Artes. 

Con 20 años se trasladó a Roma gracias a un pensionado de la Diputación de Barcelona. Trabó amistad con numerosos artistas en Roma y en España, como Eduardo Zamacois, Martín Rico y la familia Madrazo, se casó con Cecilia de Madrazo y fue amigo intimo de su hermano Raimundo. Fue enviado a Marruecos como cronista grafico para pintar episodios de guerra y se sintió profundamente atraído por los tipos árabes y sus costumbres. Desarrolló su trabajo en Roma, París, Marruecos, Madrid y alcanzó éxito y reconocimiento internacional. En sus estancias en Granada y Portici (Nápoles) como descanso de tanto ajetreo progresó en la representación de escenas costumbristas y de figuras al aire libre como evolución de su pintura.

Falleció en Roma  a los 36 años, padecía malaria y presentó ulceras en el estomago. Algo debió de influir en el deterioro de su salud la mala costumbre que tenia de chupar los pinceles mientras pintaba y reflexionaba sobre el resultado de lo pintado, ya que debió de ingerir cantidades tóxicas de plomo junto con los pigmentos.

Tras su muerte dejó una pequeña obra inconclusa, una de mis favoritas, un cuadrito que representa el jardín de su casa en Granada; su cuñado Raimundo lo terminó añadiendo la figura de su hermana Cecilia y del perro tumbado. 


Publicado por John Smith.

martes, 5 de diciembre de 2017

Historia de las pulgas que viajaron a la Luna - Kobo Abe


Título: Historia de las pulgas que viajaron a la Luna
Autor: Kobo Abe
 
Páginas: 208
 
Editorial: Eterna cadencia
 
Precio: 19,50 euros


Año de edición: 2013

Once relatos, once textos de ficción científica, como le gustaba decir a Kobo Abe, en lugar de ciencia ficción, porque ese concepto más general y difuso le permitía incorporar elementos relacionados con la ciencia a sus historias con total libertad.

Así que no con cuentos de ciencia ficción al uso, son narraciones excéntricas, siempre con algo extraño que nos hace pensar en otro planeta, otra época y otros mundos, pero sin que estén situados ni en el futuro ni en otro astro. ¿Cómo se consigue esa sensación de extrañeza tan conseguida, atractiva y desconcertante a la vez? Pues no sabría decir cuál es la fórmula, pero el efecto me encanta.

Quizás el secreto consista en violar las convenciones sociales, las ideas generales que todos damos por supuestas en nuestra sociedad, sin centrar en ello el eje central el argumento: un personaje que trata de convencer de su origen extraterrestre a otro, que no llega a creerle, mientras el lector tiene la desagradable impresión de que es cierto; el curioso encuentro entre un suicida y un buscador de donantes de cuerpos humanos; la desalentadora experiencia de un hombre que trata de esconderse en la multitud; una deliciosa variante el cuento del genio (¿marciano o diablo?) de los tres deseos; el duelo entre un científico con una máquina generadora de silencio y un dictador; un padre que se arroja al vacío delante de sus hijos y se convierte en un palo; un congreso universal de pulgas, preocupadas por la creciente higiene de los humanos...

Historias inusuales, chocantes, que rozan lo absurdo y el surrealismo, contadas con sutileza, ingenio y algún elemento siniestro que las hace ligeramente repelentes. Una voz por lo tanto profundamente original e inteligente, que sabe además dosificar la información cuidadosamente, hasta desplazar al lector poco a poco fuera del mundo cuyas leyes conoce. 

La llamada magia de Abe en estado puro en unos cuantos relatos muy bien seleccionados que sirven de introducción y retrato de uno de los autores más sorprendentes y desconcertantes del siglo XX. Curiosísimo y muy bueno.

Kobo Abe (Tokyo, 1924-1933) heredero de la tradición literaria de los grandes autores japoneses. Hijo de un medico, estudio Medicina en la Universidad Imperial de Tokyo, pero como no tenía auténtica vocación, era mal estudiante y los profesores le ayudaron a aprobar a cambio de que prometer solemnemente no ejercer nunca la profesión.

Estando en la Facultad, publicó su primera novela. Fué aficionado a la entomología, las matemáticas, marxista y miembro del Partido Comunista de Japón en su juventud, hasta que fué expulsado del partido por sus críticas a la situación de los Derechos Humanos en la Unión Soviética.

Pronto se dedicó a tiempo completo a su verdadera vocación, escribir y produjo cuentos, obras de teatro, novela y ensayo. En 1962 irrumpió en la escena literaria con «La mujer de arena» considerada una obra maestra, que le hizo famoso en occidente. Cuando falleció de un ataque al corazón era un autor consagrado, considerado como un clásico del siglo XX.

Kobo Abe

Publicado por Antonio F. Rodríguez.